Cargando...

¿PROBLEMAS CON TU VIDRIO?

Reparamos parabrisas y sustituímos cualquier cristal de cualquier marca o modelo de vehículo y garantizamos todos nuestros servicios

¿CÓMO CAMBIAMOS TU LUNETA TRASERA?
Antes de cambiar tu luneta trasera nos aseguramos de proteger la carrocería y el interior de tu vehículo cubriendo estas áreas.
Nos aseguramos de aspirar los cristales trizados del interior de tu vehículo. A continuación, extraemos las juntas o sellado que sujeta la luneta trasera dañada y la retiramos.
A continuación, aplicamos una imprimación al marco del vehículo y la dejamos secar antes de aplicar un adhesivo especial a la nueva luneta
La nueva luneta trasera se coloca cuidadosamente en el vehículo asegurándonos de instalar los accesorio originales. El adhesivo necesita 60 minutos como mínimo para adherirse finalmente y normalmente recomendamos que no se disponga del vehículo hasta pasado este tiempo.

CAMBIAR TU LUNETA TRASERA

LUNETA TRASERA

A diferencia de los parabrisas, si una luneta trasera de su auto se rompe, siempre deberá ser cambiada.

LUNETA TRASERA DE CALIDAD

Para nosotros, la calidad de los vidrios de su auto es lo primero y es por ello que en Carglass® sólo utilizamos vidrios homologados y fabricados de conformidad con las normas establecidas por el Fabricante del Equipo Original (OEM), tanto para la luneta trasera como para el resto de vidrios que instalamos. Nosotros compramos directamente a los fabricantes que también suministran a la industria automovilística y esta es la razón por la cual podemos garantizarle que todas las lunetas que instalamos son de la misma calidad que la original.

En Carglass® nos importa su seguridad.

Independientemente de cuál sea el vidrio roto de tu vehículo, Carglass® puede ayudarte.

Carglass® garantiza de por vida todos sus trabajos de sustitución. Esta garantía no será aplicable cuando los daños sean ajenos al servicio de sustitución y hayan sido provocados por causas no imputables a Carglass®.

Carglass® garantiza de por vida la corrección técnica de los trabajos de reparación, y la satisfacción óptica durante un plazo de tres meses a contar desde el momento de la reparación.